CONVIÉRTETE DE CICLISTA A TRIATLETA. ¡ESTAS SON LAS CLAVES!

En un artículo anterior os hemos enseñado como iniciarse en el triatlón si venimos del mundo del running y de las carreras populares. Hoy toca el turno a todos los esforzados de la ruta que quieren probarse en el deporte que aúna las tres disciplinas.
A priori en los triatlones de distancia sprint y olímpica donde se permite ir a rueda, el ciclista sería el triatleta que menos ventaja tendría, ya que es estas distancias el rendimiento de la prueba viene determinado por la potencia aeróbica máxima en carrera a pie. El segmento de ciclismo supone una transición entre el agua y la carrera. En general, no es un deporte donde los entrenadores fijen mucho su atención aunque si lo analizamos el segmento de ciclismo supone casi el 45% del tiempo de esfuerzo en la prueba si hablamos de un triatlón sprint, incrementándose este tiempo a medida que aumenta la distancia de la competición.

 

MSJ_83841-667x421

 

De esta manera el “triatleta – ciclista” que quiera sacar partido a su potencial encima de la bici tiene que trabajar de forma diferente al resto:

1.- No es necesario acumular tanto volumen de trabajo como un triatleta procedente de la carrera a pie o la natación, pero si debemos hacer énfasis en la intensidad sobre los pedales, es lo que marcará la diferencia.

2.- Si nunca has pisado una piscina, el agua tómatelo con calma y plantéatelo como un trabajo a largo plazo. Intenta hacer el mayor número de sesiones semanales que tu tiempo te permita, centrándote en la técnica y en el trabajo regenerativo en el agua tras entrenamiento de carrera o bici muy intensos.

3.- Aprovecha tu técnica ciclista en las carreras. Saca el máximo partido a tu capacidad de rodar cómodo a rueda, codo con codo con otros triatletas, trazar curvas a gran velocidad. Los circuitos de bici en los triatlones de corta y media distancia suelen ser muy técnico y ahí como ciclista llevas unos cuántos puntos más que el resto.

4.- Presta especial atención a llevar un trabajo progresivo en la carrera a pie, sobre todo para evitar molestias musculares que deriven en sobrecargas o posibles lesiones que retrasen tu progresión.

5.- La transición ciclismo – carrera a pie es uno de los factores de rendimiento a los que tienes que prestar más atención en las primeras fases de tu entrenamiento. Un ciclista tiene el cuerpo muy adaptado al gesto biomecánico del pedaleo y son muy propensos a lesiones con la carrera a pie hasta que no se hayan acumulado las suficientes horas de trabajo corriendo. Por eso es bueno que tras entrenamientos cortos de bici correr en torno a 10-15 minutos a un ritmo medio-alto en lo que se correspondería al 80-90% de tus pulsaciones máximas.

Compártelo si te ha resultado útil.

Infórmate de nuestros servicios de preparación física integral pinchando aquí

Anuncios

Un comentario en “CONVIÉRTETE DE CICLISTA A TRIATLETA. ¡ESTAS SON LAS CLAVES!

  1. Pingback: Rendimiento Optimo | ¿CÓMO CONVERTIRTE DE NADADOR A TRIATLETA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s